Un misterioso río de gas que fluye hacia la Vía Láctea tiene estrellas en su interior         

Por: Tereza Pultarova, Space.com.

01 de diciembre de 2023

 

Interpretación artística de la Corriente Estelar de Magallanes. Crédito: CfA / Melissa Weiss.

 

Un río de gas hidrógeno fluye desde las Nubes de Magallanes, la Grande y la Pequeña, dos galaxias enanas ubicadas en las afueras de la Vía Láctea. El contenido de este río, llamado Corriente de Magallanes, ha desconcertado a los astrónomos durante décadas. Pero ahora, por primera vez, un equipo de investigadores ha podido localizar estrellas dentro de las nubes gaseosas de la corriente. El descubrimiento no sólo les ayudará a comprender mejor la evolución de las galaxias que albergan la corriente, sino también la distribución de la materia en la propia Vía Láctea.

 

La Corriente de Magallanes, una cinta colosal de gas, se extiende a lo largo de casi 300 diámetros lunares en el cielo del hemisferio sur, detrás de las galaxias de la Nube de Magallanes, dos de las vecinas cósmicas más cercanas de nuestra galaxia, la Vía Láctea. Observando en esta región del cielo nocturno, los astrónomos, del Centro Harvard-Smithsonian de Astrofísica, encontraron las estrellas utilizando el Telescopio Magellan Baade de 6,5 metros en el Observatorio Las Campanas en Chile. Con la ayuda de un mapa detallado de la Vía Láctea, creado por el telescopio espacial Gaia de la Agencia Espacial Europea, los investigadores se concentraron en 200 estrellas ubicadas en los confines más lejanos de nuestra galaxia, ubicadas en la dirección de la Corriente de Magallanes.

 

Analizaron el espectro de luz que emana de esas estrellas y descubrieron que la composición química de 13 sujetos coincidía con la de las Nubes de Magallanes. Las mediciones también sugirieron que esas 13 estrellas deben estar entre 150.000 y 400.000 años luz de la Tierra, aproximadamente la distancia esperada de la Corriente de Magallanes. Los hallazgos allanaron el camino para mapear y modelar la Corriente de Magallanes con un detalle sin precedentes, ofreciendo nuevos conocimientos sobre la historia y las características de nuestra galaxia y sus vecinas.

 

Los astrónomos creen que el gas que forma la corriente fue arrancado de las galaxias enanas por la atracción gravitacional de la Vía Láctea. Las nuevas observaciones pueden revelar más sobre la naturaleza de la corriente y ayudar a los científicos que buscan comprender cómo interactúa con nuestra galaxia. Por ahora, dicen los científicos, la corriente parece estar cayendo en la Vía Láctea.

 

Los estudios del gas dentro de esta Corriente de Magallanes mostraron además que la Corriente tiene dos filamentos entrelazados, uno de los cuales se origina en cada Nube, sin embargo, sigue siendo difícil precisar cómo se formó exactamente la Corriente, en parte porque su presunto componente estelar sigue siendo irritantemente imperceptible.

 

Los científicos creen que, cuando el gas hidrógeno de la corriente cae a la Vía Láctea, se crean las condiciones adecuadas para la formación de estrellas. Al analizar los datos, los investigadores también descubrieron que la corriente es aproximadamente dos veces más masiva de lo que pensaban, lo que significa que la Vía Láctea debe estar devorando mucho más gas de lo que habían sugerido los cálculos anteriores. Al limitar mejor la masa de la corriente y obtener una mejor comprensión de las Nubes de Magallanes, los astrónomos podrán estimar mejor la distribución de masa de toda la Vía Láctea, dijeron los científicos en el comunicado.

 

Fuente:

https://www.space.com/stars-discovered-in-magellanic-stream-first-time