A  S  T  R  O  B  I  O  G  R  A  F  I  A  S 


 

Juan Manuel Cagigal 
(1803 - 1856)

Por Maximilian Kopp

 

        En la actualidad, en el Estado Anzoátegui con avenidas, estatuas, un municipios, un teatro y varias unidades educativas se le rinde homenaje a Juan Manuel Cagigal colocándole su nombre, sin embargo, pocos recuerdan la vida y obra de este ilustre barcelonés que tanto ha enaltecido a la historia nacional por ser entre muchas cosas, nada más y nada menos que " El fundador de los Estudios Matemáticos y de la Ingeniería en Venezuela".

  

        Hoy, gracias a una placa de bronce colocada en la entrada de la sede Fundesba y también de la Sala de Teatro Jesús Márquez, los venezolanos pueden ubicar con precisión la casa de la Calle Bolívar del Casco Histórico de Barcelona en donde nació el 10 de Agosto de 1803, Juan Manuel Cagigal y Oduardo, quien apenas vivió allí escasos años de su infancia. La razón que explica la partida de su ciudad natal a Cumaná con apenas 6 años de edad y luego a los 12 a España, está relacionada con las extrañas circunstancias políticas en la cuales se vio envuelta la muerte de su padre, el Brigadier español, Don Gaspar de Cagigal y Pontón quien falleció el 5 de julio de 1810 cuando justamente se desempeñaba como Presidente de recién creada Junta de Gobierno de la Provincia de Barcelona, la cual además de proclamar la autonomía territorial barcelonesa de la Provincia de Nueva Andalucía o Cumaná, el 27 de abril del citado año, también significó el primer pronunciamiento de apoyo y adhesión provincial al histórico movimiento revolucionario dirigido por algunos representantes civiles y parte de las autoridades del cabildo caraqueño contra el Capitán General de Venezuela, Don Vicente de Emparan, quien fue forzado a renunciar a su cargo el 19 de Abril de 1810 para crear la Junta Suprema de Gobierno de Caracas, todo lo cual, a la postre, sería considerado simbólicamente como la fecha del inicio efectivo del proceso de la independencia venezolana.  

 

        Ante tales circunstancias, la madre de Juan Manuel, es decir la cumanesa Doña Matilde Oduardo Bucet de Gran Pré se vio obligada ha residenciarse en Cumaná con él y su hermano Alejandro siendo amparados por el Capitán Don Juan Manuel Cagigal y Niño. Este personaje, por un lado promovió en 1813 el segundo matrimonio de la viuda de su primo con el celebre doctor español Alonso Ruiz Moreno quien está considerado como uno de los pioneros de la cirugía abdominal (Cesárea) en Venezuela; y por otro lado, tras renunciar en 1815 a ser el jefe del ejercito realista siendo Capitán General de Venezuela, asumió por completo la tutela de su pariente teniéndole como su hijo y asegurándose de su formación, aun cuando Cagigal y Niño murió en Cuba en 1820, siendo su Capitán General.  

 

        Entre 1816 y 1828 Juan Manuel Cagigal y Oduardo viajó, vivió y recibió una esmerada educación en España y Francia. Tras cursar estudios de cadete en el Cuerpo de Húsares Montados y en la madrileña Universidad de Alcalá de Henares, su pasión por la ciencia y la matemática lo llevó en 1823 a París para matricularse en las cátedras que regentaban algunos de los más grandes matemáticos y físicos del mundo en su tiempo, como lo fueron Gauchy, Lacroix, Legendre, Poisson y el Marqués de LaPlace, creador de la primera teoría cosmológica moderna. Fue entonces cuando contactó al colombiano Don Lino de Pombo a quien le pidió su ayuda para regresar a América atraído por la gloria del Libertador, dejando atrás el ofrecimiento de dirigir una cátedra de Matemática en la Universidad Complutense de Madrid.  

 

        De regreso a Venezuela fue recomendado por el doctor José María Vargas para trabajar para el gobierno grancolombino, pero en espera de una respuesta tuvo un tiempo de nuevo en Cumaná como Secretario del General José Francisco Bermúdez, hasta que, ya en tiempos de la Venezuela republicana se fue a Caracas para ser el fundador de los estudios matemáticos y la Ingeniería en Venezuela, y también uno de sus más memorables servidores. Tal merito lo recibió por fundar en 1831 a la Academia Militar de Matemáticas, ser miembro de la Sociedad Económica de Amigos del País, crear el Observatorio Astronómico de Caracas, redactar junto con Rafael María Baralt el periódico Correo de Caracas entre 1839 y 1841, dar clases literatura universal en la universidad caraqueña y hasta señalar, por vez primera, las ventajas del ferrocarril Caracas - La Guaira.  

 

        Además de todo lo anterior y a veces de manera simultánea, Juan Manuel Cagigal se distinguió por emprender una meteórica y ejemplar carrera pública y política siendo: Juez de imprenta, Director de Instrucción Pública, Diputado por Caracas y Senador por la Provincia de Barcelona en el Congreso Nacional correspondiéndole hacer la Ley Orgánica de las Provincias y formar parte de la comisión evaluadora del polémico Tratado Michelena - Pombo que en 1833 intentó delimitar la frontera entre Colombia y Venezuela, cuyo gobierno lo rechazó. Tanto trabajo terminó por afectar la salud mental de Cagigal, quien culminaría sus actividades públicas en Europa donde fue secretario de la legación venezolana en Londres y París entre 1841 y 1843 año en el cual regresó al país sin sanarse del todo y de dolor causado por el enamoramiento con la famosa cortesana francesa Marie Duplessis, que terminó siendo la Dama de las Camelias de afamado escritor francés Alexander Dumas.

 

        En fin, alejado del mundo real, Juan Manuel Cagigal se refugió en el pueblo sucrense de Yaguaraparo donde murió teniendo 52 años de edad, el 10 de febrero de 1856.  

 

        Lamentablemente y al igual que otros grandes hombres de oriente como Antonio José de Sucre y José Antonio Anzoátegui, los restos del sabio barcelonés Juan Manuel Cagigal no están en Caracas, en el Panteón Nacional. En 1889 el entonces Presidente de Venezuela, Doctor Juan Pablo Rojas Paúl decretó su traslado al templo reservado paro los ilustres venezolanos, por lo cual su osamenta fue exhumada de la Iglesia de Río Caribe donde reposaban desde su muerte, al lado de su madre y su padrastro, sin embargo según confirmaron investigaciones realizadas en 1952 por su biógrafo Don Ángel Grisanti para la Academia Nacional de la Historia, los restos de Juan Manuel Cagigal se extraviaron, más no su imborrable ejemplo de dignidad, entrega y trabajo para las actuales generaciones.