Composición y estructura interna         

Según los conocimientos aceptados hasta la fecha, la estructura interna del Sol es la siguiente:

§         Núcleo

§         Capa radiativa

§         Capa convectiva

§         Fotosfera

 

Núcleo:

 

El núcleo es la parte más interna del Sol. Tiene un tamaño aproximado de 175 mil kilómetros de diámetro, lo que equivale al 15% de su tamaño. Es la zona donde las altas temperaturas (alrededor de 15 millones de ºC) y presiones, permiten el desarrollo de las reacciones termonucleares en las cuales cuatro núcleos de hidrógeno se fusionan en uno de helio. Este proceso a gran escala, convierte cuatro millones de toneladas de masa en energía, cada segundo.

 

El núcleo es la parte más densa del Sol y se estima alcanza a unos 160.000 Kg/m3. Desde aquí se produce la energía en forma de fotones de rayos gamma y rayos X.

 

Zona radiativa:

Constituye aproximadamente el 70% del tamaño del Sol. Cubre una extensión de unos 500.000 kilómetros. Es la zona que rodea el núcleo y en donde la energía se transmite por radiación (los fotones son absorbidos y emitidos en forma continua). 

 

Como los fotones en su camino a lo largo de la envoltura, chocan una gran     

 

cantidad de veces y en forma aleatoria con las partículas de gas de la estrella, se estima que un fotón atraviesa esta zona en un lapso de tiempo entre 10.000 y 100.000 años.

 

Zona convectiva:

Es la parte del Sol que queda intermedia entre la zona radiativa y la superficie. Tiene una extensión de unos 200.000 kilómetros y constituye aproximadamente el 15% del tamaño del Sol. 

 

En ella la energía se transmite a través de grandes masas de gas, que llevan el calor desde las zonas más profundas hacia la superficie.

 

La zona convectiva ingresa en la zona radiativa en una medida no determinada. Este proceso se denomina convección penetrativa.     

 

Fotosfera:

 

Es una delgada capa que se puede considerar como la superficie del Sol. Puede constituir menos del 0,2% del tamaño y se estima que en el Sol alcanza unos 100 kilómetros de extensión. 

 

Es una zona en donde disminuyen dramáticamente la temperatura, la luminosidad y la densidad. De esta capa es de donde proviene casi la totalidad de la energía que recibimos en la Tierra.  

 

La fotosfera se encuentra tachonada de “gránulos” y en ella se desarrollan las “manchas solares”. Se estima que las manchas son núcleos de campos magnéticos. Se ven oscuras porque su temperatura es unos 2.000 °C menor que en los alrededores. 

 

Los gránulos son estructuras luminosas de unos 700 kilómetros de tamaño que no exceden un tiempo de vida entre los 5 a 10 minutos.

 

Por el estudio espectral de los gránulos se ha determinado que su centro se eleva, mientras que sus bordes, algo más oscuros, descienden en la fotosfera solar.

 

 

Esta detallada imagen fue lograda por el telescopio solar sueco, instalado en La Palma (Islas Canarias). En ella se aprecian los canales dentro de los filamentos luminosos. Los centros oscuros en los gránulos (recientemente revelados) se extienden por miles de kilómetros, pero solo tienen un ancho de unos 100 Km.

 

La imagen fue tomada el 15 de Julio del 2002 y para obtenerla se desarrollaron técnicas adaptivas de imágenes para disminuir la distorsión de la atmósfera terrestre.

 

La barra indica 5.000 kilómetros.

 

Las manchas solares son manifestaciones de las regiones activas de la fotosfera solar. Se producen cuando por “efecto dinamo” se incrementa el campo magnético en un punto hasta unos 2.500 gauss (el campo de la Tierra es de 0,5 gauss). Esto produce una disminución (o corte) del proceso convectivo y cesa el aporte de energía en la zona.

 

Las manchas pequeñas pueden tener unos 1.000 Km de extensión, pero las manchas más grandes, pueden alcanzar los 100.000 Km de tamaño.  

 

Corte transversal de una mancha solar.

 

Las manchas grandes presentan una zona central oscura, llamada sombra y una zona grisácea en el borde, llamada penumbra. La estructura filamentosa es señal de las líneas del campo magnético, como lo muestra la animación.