Composición y estructura interna        

La estructura de la envoltura del planeta Tierra es la siguiente:

·        Corteza.

·        Manto.

·        Núcleo.

 

Corteza: Es la capa sólida de la Tierra. Posee un espesor que oscila entre los 10 a 100 Km. Los componentes fundamentales de esta capa son el silicio y el aluminio. Su densidad promedio es de 2,8 gr/cm3.

 

Manto: Constituye la capa intermedia entre la corteza y el núcleo. Posee un espesor que oscila entre los 1.000 a 3.000 Km. Los componentes fundamentales de esta capa son el silicio y el magnesio. Su densidad varía entre los 3,3 y 6,7 g/cm3. Las temperaturas varían entre los 600 a 2.500 ºC.

Núcleo: Es la capa más interna de la Tierra. Posee un espesor de unos 1.250 Km. Se  encuentra dividido en dos partes, una exterior (de naturaleza líquida) y otra interior (sólido). Se encuentra compuesto fundamentalmente de hierro (90%) y níquel (10%). La temperatura del centro planetario se estima entre 2.500 y 3.500 ºC. Su densidad promedio es muy alta (12,5 gr/cm3).

El estudio de la constitución interna de la Tierra se ha llevado a cabo mediante métodos sismológicos, ya que los terremotos se propagan mediante ondas concéntricas alrededor del Epicentro.

 

Los terremotos producen dos tipos de ondas: unas que se desplazan hacia el interior del planeta y otras que avanzan en su superficie.

 

Las ondas que se desplazan hacia el interior del planeta, aumentan la velocidad de propagación a medida que se incrementa la rigidez del medio: esta circunstancia permite determinar las propiedades físicas del interior de la Tierra.

 

 

 

Los cambios de velocidad de las ondas sísmicas permitieron detectar unos niveles intermedios entre las capas de la Tierra. Estos niveles recibieron los nombres de discontinuidades.

 

Las discontinuidades más importantes detectadas hasta la fecha son:

 

·        Discontinuidad de Mohorovicic: situada a una profundidad media de 30 Km, divide la corteza del manto terrestre.

 

·        Discontinuidad de Guttenberg: situada a una profundidad media de 2.900 Km, separa el manto del núcleo terrestre.

   

·        Discontinuidad de Wiechert: situada a una profundidad media de 5.000 Km, separa el núcleo interno del externo.

 

La composición química de la Tierra es:

Hierro (34,6%).

Oxigeno (29,5%).

Silicio (15,2%).

Magnesio (12,7%).

 

En la Tierra se producen procesos Endógenos (internos) y Exógenos (externos). Los procesos Endógenos (tectónicos y volcánicos) también se encuentran presentes en las lunas de Júpiter, Io y Europa.

La tectónica de placas, debido a la deriva de los continentes, produce el surgimiento de cadenas montañosas, volcanes y la ocurrencia de terremotos. La animación mostrada simula el desplazamiento de las placas continentales en un lapso de 750 millones de años. 

La misma fue tomada de la página web  Plate Tectonics. Para producir la animación haga click en refresh  

 

Los procesos Exógenos son comunes a todos los cuerpos del Sistema Solar. La modificación de su apariencia o aspecto por caída de meteoritos, fue un hecho muy común en el inicio del Sistema Solar y aún ocurre, pero con mucha menor frecuencia. De manera similar, la erosión en la Tierra es un gran agente Exógeno de modificación de la superficie.