Estructura y composición de los Cometas       

Los cometas están compuestos por:

Núcleo.

Por regla general, los núcleos de los cometas son conglomerados de piedra y polvo que se mantienen unidos por el hielo de agua. Su tamaño puede oscilar entre 1 y 100 kilómetros.

 

Según los últimos estudios realizados con la ayuda de sondas espaciales se ha determinado que el núcleo de los cometas se encuentra compuesto básicamente por agregados de polvo congelado, gases y compuestos en estado de congelamiento.

 

Después del impacto del proyectil enviado por la nave espacial Deep Impact (2005) contra el núcleo del cometa Tempel 1, se logró medir grandes desprendimientos de polvo y en menor cuantía, vapor de agua. La compactación del núcleo es bastante fuerte y el polvo en su superficie es más similar al talco que a la arena de playa. 

 

Entre los compuestos que más abundan en el núcleo de los cometas se encuentran el Amoníaco, Metano, Monóxido de Carbono, Dicianógeno y Agua

 

Por esta composición, rica en compuestos de naturaleza orgánica, muchos científicos le han asignado a los cometas la responsabilidad de ser los causantes de la propagación de la vida en el Universo.

 

Coma.

Cuando se encuentran lejos del Sol, los cometas son conglomerados inactivos. Al acercarse a unas 5 Unidades Astronómicas del Sol, la radiación solar sublima (hace pasar de estado sólido a gaseoso) los materiales volátiles del núcleo cometario.

 

Es en ese instante cuando se forma la Coma o envoltura gaseosa que rodea al núcleo cometario. Dependiendo del tamaño de núcleo y de la cantidad de compuestos que se subliman, la coma puede alcanzar entre los 10.000 y 100.000 kilómetros de tamaño.  

 

Los componentes volátiles del núcleo, al interactuar con el viento solar, forman la cola del cometa.

La cola de los cometas. 

Cometa Hyakutake (1996) con su cola de gases

La misma puede tener dos formas: una recta, de color azul, que se proyecta desde el núcleo en dirección contraria a la posición del Sol, conocida como Cola de Gases y una curvada, de color amarillo, constituida por partículas sólidas despedidas del núcleo por efecto de los jets o erupciones, que se conoce como Cola de Polvo.

Cometa Hale-Bopp con colas de gases y polvo (1997)

 

Las partículas despedidas del núcleo miden entre una milésima de milimetro hasta un centímetro de tamaño.

 

Dependiendo de la cantidad de material expulsado y del tamaño del núcleo, las colas de los cometas se extienden en el espacio hasta unos 100 millones de kilómetros, aunque en casos excepcionales (los cometas de los años 1680 y 1843), la cola ha alcanzado hasta unos 300 millones de kilómetros.

Evento de desconexión de cola en el cometa Humason (1962 VIII).

Las colas de los cometas pueden desconectarse de las comas o cabelleras, por los cambios de polaridad en el viento solar. Este evento ocurre ya que la cola iónica se encuentra excitada y cualquier cambio en el viento solar la afecta. Esta desconexión es seguida por la sustitución casi inmediata por una nueva cola. Este hecho fue detectado en el cometa Humason, en el año 1962

 

La imagen fue tomada del Manual de Observación de Cometas, de Ignacio Ferrín, que a su vez la reproduce del Atlas of Cometary Forms, de la NASA.  

 

Otro hecho interesante es el surguimiento de la Anticola. Esto ocurre cuando el núcleo cometario eyecta gran cantidad de partículas de gran tamaño, que por efecto de la atracción gravitatoria, se precipitan al Sol. Para poder observar una anticola en un cometa se deben dar ciertas condiciones: la Tierra debe estar cerca del plano orbital del cometa y el ángulo entre el Sol-cometa-Tierra debe ser mayor de 90°. 

 

Este evento fue detectado en el cometa Arend - Roland en el año 1957. La cola se extendió por unos 30° en el cielo, mientras que la anticola, 15°.  

Cometa Arend-Roland

Otra anticola, pero menos famosa, fue la desarrollada por el cometa Hale-Bopp.

 

Este cometa, bastante brillante y visible a simple vista en 1997, desarrolló una pequeña anticola cuando se encontraba transitando la constelación de Caballete del Pintor (Pictor). La foto fue tomada por Guido Pizarro del Observatorio Europeo del Sur (ESO) el 5 de enero.

Anticola del cometa Hale-Bopp.